Recetas con pera, sanas y ricas

Birnen

Aunque lo más recomendable es comer las peras crudas para poder aprovechar todos sus nutrientes, aquí van algunas recetas para darnos un capricho, eso sí, muy saludable.

Batido de pera para el desayuno

2 peras maduras no muy grandes
Leche vegetal, la que más nos guste
Un dátil
Canela en polvo

Trituramos todo junto, si las peras son ecológicas con piel, incluso corazón y pepitas, si no estamos seguros de su procedencia, las pelamos y descorazonamos. La cantidad de leche dependerá de si nos gusta más espeso o más líquido. Hay que consumirlo inmediatamente para evitar su oxidación.

Peras en salsa de naranja

1 pera por persona
1 taza de zumo de naranja natural
1 cucharadita por cada pera de sirope de agave o de miel
2 ramitas de canela o canela en polvo a gusto
2 clavos

Se pelan las peras, dejando un poco de piel en la cabeza y el rabito. En la parte inferior se cortan un poco para aplanar la base y que no se nos caigan durante la cocción. Se cuecen al vapor, colocadas de pie en el recipiente; el tiempo de cocción dependerá del tamaño y tipo de pera.

Para la salsa de naranja mezclamos el zumo de naranja con el sirope de agave, la canela y los clavos y cocinamos a fuego lento unos 5 minutos, se aparta y antes de servir se sacan los clavos y la canela.

Se presenta una pera en cada plato bañada acompañada de la salsa de naranja. Se toma templado.

Flan de peras con agar-agar y aroma de cítricos

Para 4 personas:

2 peras
El zumo de dos naranjas
La piel de las 2 naranjas, lavada y partida en trozos grandes, quitándole un poco de la parte blanca
La piel de un limón, lavada y partida en trozos grandes, quitándole un poco la parte blanca
200 ml de leche vegetal que más nos guste (avena, arroz, almendras)
1 rama de canela
2 gr de agar-agar en polvo
2 cucharadas de cacao en polvo sin azúcar
2 cucharadas de sirope de agave o miel
Almendras fileteadas o coco rallado

Trituramos las peras peladas y sin corazón con el zumo de una naranja y media.

Ponemos a calentar a fuego bajo la leche vegetal (mejor si la hemos sacado con antelación del frigorífico) con la rama de canela y las pieles de las naranjas y el limón y cuando esté a punto de hervir, retiramos la canela y las pieles de los cítricos, echamos el agar-agar poco a poco sin dejar de remover y seguimos removiendo constantemente durante más o menos 1 minuto para después apartar del fuego. Incorporamos el puré de pera y naranja, mezclamos bien para que nos quede homogéneo y ponemos en moldes de flan individuales que pasaremos al frigorífico una vez se haya templado.

La salsa la preparemos disolviendo el cacao en polvo con el zumo de media naranja, luego añadimos el sirope de agave o la miel y calentamos a fuego bajo sin dejar de remover lentamente hasta obtener una salsita sin grumos.

Servimos el flan desmoldado y frío, con la salsa por encima y decorado con unas almendras fileteadas o el coco.

En lugar de canela, podemos utilizar una vaina de vainilla. También podemos sustituir el cacao por harina de algarroba.

Compota de peras

2 peras maduras
Un poco de agua
2 cucharaditas de sirope de agave
Una vaina de vainilla
1 cucharada sopera de zumo de limón
1 anís estrellado
1 rama de canela y un poco de canela en polvo para decorar
Pasas
Nueces

Partimos las peras por la mitad y quitamos corazón y pepitas. Las colocamos en una cazuela junto con el resto de los ingredientes y tapamos. Cuando empiece a hervir, cocinamos a fuego bajo durante 15-20 minutos o hasta que las peras tengan la textura que nos gusta.

Retiramos y dejamos enfriar. Una vez frío, se puede pasar al frigorífico. Para servir, acompañamos de nueces y pasas, espolvoreamos con canela y bañamos con algo del líquido de la cocción. También se pueden servir con yogur natural.

Una opción más saludable es prescindir del sirope de agave y dejar la receta con el dulzor natural de la fruta y las especias.

Ensalada de pera, queso y rúcula

Aunque debemos evitar los quesos, sobre todo los muy fuertes,porque producen acidez, me encanta esta receta por su delicioso sabor y la combinación del amargo de la rúcula con el dulce de la pera y el salado del queso. También se puede hacer con canónigos, pero queda más sosa. Si utilizamos un queso tipo requesón o de Burgos será más saludable que si optamos por un roquefort.

2 peras
Un paquete de rúcula
Queso a nuestra elección, de cabra, roquefort, sin excedernos, o un queso blanco fresco
Nueces peladas
Pasas o dátiles
Aceite de oliva

En una fuente, sobre la rúcula que habremos colocado como una camita, ponemos las peras peladas, sin pepitas y cortadas en cuartos.

Troceamos el queso y ponemos encima y a continuación las pasas y las nueces.

Regamos con aceite. Otra opción muy rica es hacer una vinagreta con aceite, miel y un poco de vinagre de manzana.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s