Dieta disociada II – Fibra

fiber-sources

Continuamos con los componentes de los alimentos; en esta ocasión vamos a hablar de la fibra, tipos, fuentes y beneficios.

La fibra alimenticia es la parte comestible de la planta, formada por distintos tipos de hidratos de carbono y resistente a las enzimas digestivas, por lo que fermenta total o parcialmente en el intestino grueso.

Además de favorecer la función gastro-intestinal aumentando el volumen de las heces y la velocidad del tránsito intestinal, tiene otras muchas propiedades:

  • Es beneficiosa en dietas para bajar peso porque produce sensación de saciedad al absorber grandes cantidades de agua en el intestino y de esta manera, necesitamos consumir menos calorías. Necesita más masticación y esto también produce un efecto saciante. Además, los alimentos ricos en fibra tienen menos calorías.
  • Contribuye a reducir el riesgo de cáncer de colon. A veces ingerimos sustancias con acción anticancerígena, y la fibra hace que estas sustancias permanezcan poco tiempo en el intestino; los alimentos ricos en fibras permanecen en el intestino entre 24-48 horas, mientras que los pobres unas 48-96 horas.
  • Al convertirse en una masa gelatinosa, viscosa, tiene un efecto lubricante, emoliente y laxante suave.
  • Tiene propiedades antiinflamatorias y protege las mucosas.
  • Elimina, arrastra deshechos y según una de las bases de la naturopatía “las eliminaciones defienden la vida”.

Hay dos tipos de fibra: soluble e insoluble.

Fibra soluble: un tipo de esta fibra son las pectinas que están presentes en la piel de las frutas, en naranjas, zanahorias, manzanas, limones, remolachas, etc. La fibra soluble regula el tránsito intestinal, hace más lento el proceso digestivo y favorece la eliminación de los deshechos de la digestión.

Como no se absorbe como el resto de los nutrientes, permanece en el intestino grueso alimentando la flora bacteriana, que la degrada mediante fermentaciones que originan gases y ácidos grasos de cadena corta que son imprescindibles para el buen funcionamiento del intestino. Estas fermentaciones tienen un efecto probiótico.

La fibra no disminuye la cantidad de glucosa que se absorbe, pero sí retrasa su absorción, y lo mismo ocurre con el colesterol.

Se encuentra sobre todo en la pulpa de las frutas, verduras, legumbres, salvado de avena, semillas de lino.

Fibra insoluble: son sustancias que forman las paredes celulares de los vegetales, como la celulosa.

Está presente en el salvado de trigo, granos enteros, semillas, frutas, vegetales.

Retiene agua, tiene un efecto laxante, arrastra (aunque menos que la soluble), previene la obesidad, es saciante, obliga a masticar despacio.

Un alimentación rica en fibra favorece el descenso del nivel de ácido úrico y grasas en sangre. Por el contrario, si no incluimos la fibra en nuestra alimentación, o consumimos muy poca, hay riesgo de padecer enfermedades como estreñimiento, enfermedades cardio vasculares, obesidad, gota, enfermedades intestinales y de la piel.

Alimentos que no contienen fibra: azúcar blanco, grasas, lácteos, huevos, carnes, pescados, mariscos, cereales refinados, bollería y pastelería.

Como hemos visto, consumir alimentos sanos y ricos en fibra es esencial para tener una buena salud.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s