Candidiasis y alimentación

candidLa candidiasis es una infección por hongos de cualquiera de las especies de levaduras Cándida, y es la Candida albicans la más común. Todos tenemos estas levaduras en la piel, en el aparato genitourinario y en el digestivo y entre sus funciones está mantener el equilibrio intestinal y el pH, absorber metales pesados y ayudar a eliminar carbohidratos que no hemos podido digerir bien.

Tanto un sistema inmune fuerte como las bacterias con las que comparte hábitat ayudan a limitar su crecimiento. Pero si este equilibrio se rompe, las levaduras crecen de manera anormal en el intestino hasta convertirse en hongos y esto lleva a una excesiva permeabilidad que permite que la Candida entre en el torrente sanguíneo donde libera subproductos metabólicos tóxicos. Algunos motivos por los que esto pasa son:

  • Consumo excesivo de hidratos de carbono refinados o azúcar y de agua del grifo.
  • Embarazo, una nutrición deficiente, diabetes y situaciones prolongadas de estrés continuado.
  • Tomar algunos medicamentos como anticonceptivos orales, antibióticos o corticoides.
  • El uso de algunos jabones, gel de baño y el llevar durante horas el traje de baño húmedo.

candidaLas Candidas pueden vivir durante mucho tiempo sin dar síntomas específicos, por lo que la enfermedad pasa desapercibida, no le ponemos remedio y mientras tanto el hongo sigue creciendo en silencio. Otras veces puede presentar síntomas difusos lo que nos lleva a confundirla con otras enfermedades. Vamos a ver algunos de los síntomas más frecuentes:

    • Síntomas que pueden parecer gripales (malestar general, dolor de cabeza, congestión nasal, fatiga, dolores articulares y musculares).
    • Trastornos digestivos (diarreas, estreñimiento, ardor, distensión estomacal, malas digestiones, abdomen hinchado y muy duro, gases, dolor de tripa después de comer). Náuseas e incluso vómitos.
    • Insomnio, mareo y sensación de resaca sobre todo por las mañanas. Olvidos, despiste, dificultad para concentrarnos.
    • Piel muy seca, sobre todo las manos, también los labios (grietas y boqueras) y el cuero cabelludo. Se cae el pelo más de lo normal, pierde fuerza y vitalidad. Uñas frágiles y quebradizas.
    • Altibajos emocionales, con tendencia a estar muy desanimado y a la depresión.
    • Deseo muy fuerte e incontrolable de comer hidratos de carbono a cualquier hora (bollos, pan, patatas fritas, arroz, pasta, etc.); es como una adicción muy difícil de dejar.
    • Molestias vaginales (picor, heridas, flujo espeso y con mal olor, sequedad). Picor anal.
    • Sinusitis, bronquitis, faringitis, afonía. Tos constante. Mucosidad.
    • Nos falta el aire al más mínimo esfuerzo, ahogo.
  • Retención de líquidos. Sensación de hormigueo en las piernas.

Aunque parezca que la Candida toma el timón de nuestras vidas y hace que no quereramos levantarnos del sofá, tiene solución, hay tratamiento. Aquí voy a hablar sólo de lo que podemos hacer desde la alimentación.

Para conseguir que la Cándida vuelva a ocupar sólo el espacio que le corresponde hay que ser muy estricto respecto a la dieta. Lo primero que hay que hacer es entender el proceso por el que estamos pasando, tanto anímica y emocionalmente como a nivel físico y estar dispuestos a recobrar la salud.

Para esto beber 1,5 l de agua al día y la dieta es fundamental. Mi preferencia es seguir una dieta a base de frutas y verduras crudas sólo, evitando por supuesto frutas secas que tengan azúcares añadidos, miel, hongos como las setas y los champiñones o la levadura de cerveza. Tampoco tomaremos ninguna bebida fermentada (vino, cerveza, té negro o rojo, etc). Esta alimentación es muy alcalinizante y nos ayuda a eliminar tóxicos y a regular la flora intestinal que haya dañado la Cándida. Si la hacemos en invierno, tomar infusiones para evitar llegar a tener “frío interno”. En general, llevar esta dieta durante 1-2 semanas mínimo es muy eficaz y aunque a priori pueda parecer que vamos a estar sin fuerza, y desnutridos, no es así; estamos comiendo alimentos crudos, sin procesar, que nos aportan su energía y vitalidad, ayudan a fortalecer nuestro sistema inmune y de esta manera, aumenta el nivel de oxígeno en sangre, nos vamos sintiendo mejor, más animados, con más ganas de hacer cosas, no nos fatigamos. Si notamos cansancio, dolor de cabeza, somnolencia es a consecuencia del proceso de detox que estamos pasando y el único problema que tendremos es superar las tentaciones de comer lo que no debemos.

anticandidaLa dieta debe de ser variada para no aburrirnos y evitar que la abandonemos. Podemos tomar frutos secos sin abusar. Debemos incluir los germinados en nuestra alimetación, sobre todo los de ajo y si queremos tomar legumbre, los de lentejas. Se pueden tomar leches vegetales que no contengan azúcares ni siropes. Con ellas podemos hacer batidos con las frutas que más nos gusten.

Para aumentar el proceso de limpieza, es muy bueno dejar pasar las máximas horas entre la cena y el desayuno. Si vamos a cenar tarde, para no llegar con muchísima hambre por la noche es mejor hacer una buena merienda y cenar fruta, preferiblemente manzana. Por la noche, evitaremos alimentos ricos en vitamina C para que no alteren el sueño.

Después iremos introduciendo alimentos cocinados poco a poco (patata, arroz integral, quinoa, mijo, verduras), pero evitando harinas, fermentados, lácteos y por supuesto, dulces; a la vez ir repoblando la flora intestinal con probióticos. Pasado un tiempo retomaremos las proteínas animales, poco a poco.

Y como nuestro estado de ánimo influye muchísimo sobre el sistema inmune, también tenemos que cuidar mucho ese aspecto.

Esto son indicaciones generales; por supuesto, cualquier tratamiento debe ser pautado por un especialista, que además nos indique los suplementos más adecuados para nosotros y nos vaya cambiando el tratamiento en función de nuestras necesidades y la evolución de la enfermedad.

Espirulina, tan pequeña y tan beneficiosa!

Spirulina-Smoothie-Drink-to-Your-Health-e1395681569981La Espirulina es un auténtico regalo de la naturaleza, se le considera el alimento natural vivo más antiguo que existe y pertenece al grupo de los superalimentos. Es una microalga unicelular con forma de espiral que tiene un color verde azulado principalmente por su altísimo contenido en clorofila.

Es muy rica en proteínas (hasta el 70% de su composición), de mejor calidad y más fáciles de digerir que otras proteínas tanto animales como vegetales y nos aporta en una proporción perfectamente equilibrada aminoácidos esenciales que no pueden encontrarse en otros alimentos y que forman la arquitectura del cuerpo humano.

Respecto a los minerales, es fuente de yodo, potasio, zinc, calcio, hierro, fósforo, magnesio, selenio etc. Es por esto muy eficaz en casos de astenia, anemia, desmineralización, fatiga, convalecencias o desnutrición porque ayuda a recuperar la forma física, fomenta el rendimiento intelectual y es además una buena fuente de proteínas para los músculos.

Contiene vitaminas, sobre todo vitamina E y A en forma de betacarotenos (diez veces más que las zanahorias) por lo que ayuda a mantener una buena salud ocular. También contiene el complejo de vitaminas B completo; este complejo actúa en multitud de procesos orgánicos como la regeneración celular, el buen funcionamiento del cerebro y del sistema nervioso etc., destaca sobre todo la cantidad que contiene de B12 y ácido fólico.

La clorofila que contiene ayuda a aliviar el estreñimiento además de ser muy eficaz para la eliminación de metales pesados y otras toxinas. En general, la espirulina está muy recomendada para regenerar la flora intestinal.

Está indicado en terapia anti-envejecimiento, porque aumenta la resistencia del organismo, retrasa el envejecimiento de los tejidos y además regenera la piel y combate la celulitis, arrugas, estrías, flacidez o piel seca.

En la menopausia una suplementación adecuada de espirulina ayuda a mantener una buena salud ósea por su aporte de calcio y magnesio.

Tiene efecto inhibidor del apetito porque la fenilalanina que contiene actúa sobre el hipotálamo enviándole un mensaje de saciedad y esta propiedad se ve reforzada por su alto contenido en proteínas y mucílagos. También ayudan a esta sensación los carbohidratos complejos de lenta asimilación que contiene ya que mantiene un nivel adecuado de azúcar en sangre evitando así los ataques de hambre. Para conseguir el efecto saciante, mejor tomarla una hora antes de la comida con un buen vaso de agua o entre comidas.
Tonifica ligeramente la tiroides, aunque en menor grado que otras algas, por lo que siguiendo las indicaciones de un especialista puede tomarse en casos de hipotiroidismo.

También es una buena fuente de ácidos grasos poliinsaturados y esenciales como el omega 6 que tiene efecto antiinflamatorio y es esencial para una buena salud de los sistemas cardio-circulatorio (tratamiento del coleseterol, previene la formación de coágulos) y cerebral. Y es además estimulante del sistema inmune.

Otra de las buenas noticias respecto a la espirulina es que no contiene grasas perjudiciales ni prácticamente calorías.

La dosis recomendada para adultos es mínimo de 3 gramos al día, y si la consumimos a diario nuestra salud mejorará significativamente. También los niños pueden consumirla, sobre todo en períodos de sobre-esfuerzo intelectual y físico y su dosis sería de 1,5 a 3 gramos al día.

Se comercializa de varias maneras, en escamas, en cápsulas y en pastillas; en esta presentación tenemos que mirar bien el contenido de celulosa que los fabricantes utilizan para amalgamar las algas.

¿A que viendo lo buena que es dan ganas de empezar a tomarla?

spirulina

Sobrevivir a las Navidades

Transparent_Christmas_Pine_Garland_Decor_PNG_Clipart

Ya estamos totalmente inmersos en las Navidades, una época del año marcada por las reuniones familiares y con amigos acompañadas casi siempre de comidas especiales y por qué no reconocerlo, de excesos; parece que con la excusa de que es Navidad, el “un día es un día” lo repetimos muy a menudo, pero si somos capaces de encontrar el equilibrio podremos llevar todo muchísimo mejor.  Es tiempo de celebración y a menos que tengamos una fuerza de voluntad de acero, será muy difícil abstraernos del ajetreo, las compras, los múltiples compromisos, las comidas copiosas, etc.

Os propongo unos consejos para poder vivir estas fiestas tan especiales tranquilamente, sin agobios, con ilusión y alegría y disfrutar de todo sin sentirnos mal el 7 de enero porque no hay manera de subir la cremallera de los vaqueros…

En primer lugar, tener claro los días señalados, aunque ahora es difícil, porque ya desde el otoño los escaparates se llenan de decoraciones navideñas y además de los días festivos, se celebran comidas y cenas de empresa, con amigos, etc. Pero no debemos olvidar que en estas fechas, lo más importante no es la comida ni como decoremos la casa, ni los regalos, lo más importante son las personas.

00444Quererse, cuidarse, mimarse. En lugar de focalizarnos en “los otros”, en que todos estén satisfechos y contentos y dejarnos la vida en ello, podemos cuidar de nosotros mismos, darnos un capricho (un masaje, spa, etc), descansar más, disfrutar del tiempo libre como más nos apetezca, preparar los momentos especiales y los regalos con ilusión pero sin estresarnos.

Let-Your-Feelings-Show-Step-3
Dejar fluir nuestras emociones. Si nos invade la nostalgia y la tristeza porque no podemos reunirnos con nuestros seres queridos, o porque echamos de menos a los que ya no están, no lo reprimimos u ocultamos porque parece que en Navidad todo el mundo tiene que ser feliz. Es precioso acordarnos de los seres queridos que nos han dejado, pero con una sonrisa. Si sentimos necesidad de llorar, lloramos, lo aceptamos y actuamos según nuestra necesidad, siendo nosotros mismos.

enhanced-buzz-21008-1359580101-4
Encuentros poco agradables. Muchas veces nos vemos obligados a compartir mesa y mantel con personas con quienes nuestra relación no es fluida (compañeros de trabajo, jefes o familiares). Para evitar el conflicto y que todos lo pasemos mal, podemos pensar que cuando alguien nos hace sufrir es porque encierra mucho sufrimiento en sí mismo. Podemos poner en práctica la compasión, es decir, intentar ponernos en la piel del otro, no tomarnos cada frase o situación como algo personal contra nosotros, de esta manera las reuniones con esas personas que no nos apetecen menos serán menos tensas y no nos producirán estrés emocional. Y si no podemos o no queremos hacer esto, simplemente con ignorarles de forma educada y evitar la relación con ellos será suficiente. También tenemos que aprender a decir “NO”, no ir a fiestas, comidas, cenas, que no nos apetecen, que realmente no nos aportan nada, así podremos además disfrutar de ese tiempo para hacer lo que realmente queremos.

Christmas candle bokeh

Agradecer. En todo momento debemos agradecer lo que tenemos en lugar de estar centrados en lo que nos falta para estar alegres y vivir en paz, sin obsesionarnos por conseguir lo que deseamos y se nos resiste. Dar las gracias por el cariño, los abrazos, la libertad, etc. Darnos cuenta de lo afortunados que somos, simplemente porque estamos respirando… es la mayor celebración… la vida!!

man-shopping-006

Comprar de manera consciente y responsable. Sí, es típico en esta época comer alimentos que normalmente no consumimos el resto del año, pero tenemos que tener cuidado con los precios, no descuidar nuestra economía abducidos por publicidad o el entorno que parece que nos lleva muchas veces a gastar dinero por encima de nuestras posibilidades. Siempre podemos elaborar platos especiales económicos o comprar marcas blancas, todo lo que hagamos con cariño va a ser estupendo!! Tampoco debemos comprar en exceso, ¿queremos tener turrones en el armario hasta Julio?, la mejor manera de que esto no ocurra es comprar sólo lo necesario, ir al mercado con una lista de la compra ajustada a nuestras necesidades, a las de nadie más. Respecto a los regalos, no siempre lo más caro es lo que más ilusión hace; no hay que dejarse llevar por esa fiebre consumista que lo está invadiendo todo… Se pueden hacer regalos muy especiales por poco dinero (alguna manualidad, una plantita, etc).

christmas2
El menú navideño. Siempre se pueden hacer menús más ligeros y saludables, pero también esto va en función de las personas con quienes compartamos la comida. Si estamos siguiendo una dieta especial, podemos llevarnos nuestra comida o avisar a quien cocina con antelación para no encontrarnos en una “encrucijada dietética”. Si preferimos comer lo que come el resto, tomaremos porciones pequeñas, sin repetir. Evitaremos saltarnos alguna comida para no llegar con excesiva hambre al evento. Otra opción es comer un par de manzanas antes de la comida, así nos sentiremos saciados. Ya en la mesa, comeremos despacio, evitaremos los alimentos excesivamente grasos y si no queremos o no podemos evitarlos, mejor acompañarlos de abundante ensalada o verduras. Al llegar al postre, podemos comer lo que nos apetezca, los dulces navideños son una delicia!!! pero igual, sin excedernos. Una opción saludable son las frutas tropicales, ricas en enzimas que ayudan a mejorar las digestiones de las grasas. No se trata de prohibirnos determinados alimentos, si no de elegir los que son más beneficiosos para nosotros. Tenemos que disfrutar de lo que hacemos, y será muchísimo mejor comer conscientemente sabiendo que no nos vamos a sentir mal después.

detox-juice-cleanse-1

Limpiar. Ante todo, tenemos que escucharnos a nosotros mismos. Si después de una comida muy abundante no nos apetece cenar o nos apetecen cosas muy ligeras, es porque nuestro cuerpo no necesita más. Tampoco viene mal hacer una limpieza, es decir, después de las tradicionales comidas, pasar un día a fruta o ensaladas, de esta manera ayudamos a nuestro organismo a recuperarse, limpiarse y además compensamos los excesos sin que lleguen a dejar huella.

drink-water-only-for-7-days
Agua. Imprescindible para ayudar a regularnos, a eliminar toxinas, evitar el estreñimiento, es eficaz contra la resaca; también sirve en forma de infusiones digestivas, depurativas, etc.

small chocolate cake on a big whit plate on white background
Moderación. No sólo en la cantidad de comida, también y muy importante con el alcohol. Tiene muchos efectos negativos sobre el organismo, sobre todo las bebidas muy destiladas; no está mal un poco de vino, sidra o cerveza, pero sin que llegue a afectarnos en exceso y tampoco todos los días. Las resacas no son nada agradables y nuestro hígado no sabe que es Navidad!!

Training-the-Human-for-the-Walk
Ejercicio físico. Si tenemos por costumbre practicar algún deporte, no abandonar esa práctica y si no, simplemente pasear nos servirá para ayudar a quemar esas calorías de más, despejarnos, relajarnos y ayudarnos a dormir mejor.

DSC_3140
Fin de fiesta. Es muy importante volver cuanto antes a nuestra rutina. Cada uno tenemos que marcarnos la fecha que más nos apetezca para volver a nuestra alimentación cotidiana, el 2 de enero por ejemplo, o podemos esperar a que pase el roscón de Reyes…

Espero que alguno de estos consejos os sirva!!!

Disfrutad muchísimo de las Navidades, y ojalá el 2015 venga cargado sólo de momentos felices!!!

Transparent_Christmas_Decoration_with_Candles_PNG_Picture

Cítricos. Buenos compañeros de otoño e invierno

citrus_fruit

¿Quién no asocia los cítricos con la Vitamina C? Esta sustancia participa en multitud de funciones orgánicas y es un potente antinflamatorio, antioxidante, y muy beneficioso en caso de enfermedades cardiovasculares. Pero además contienen flavonoides (betacarotenos, rutina, licopeno, etc.) que ayudan a la mejor absorción de la Vitamina C y que junto con los limonoides les dan su aroma tan profundo y  ácido cítrico que les proporciona su característico sabor.

Todos los cítricos son altamente alcalinizantes con lo que ayudan a fluidicar la sangre y a tonificarla depurando toxinas.

Las frutas que han llegado hasta nosotros son el resultado de muchas mezclas de plantas de distintas y especies zonas. Por la belleza de sus árboles y el perfume de sus flores se usa con fines ornamentales en jardines en zonas cálidas. La piel de los cítricos es muy rica en aceites esenciales utilizados en aromaterapia con distintos fines.

Esta época es su momento estrella, por eso, vamos a hablar de sus beneficios y propiedades, para que nos podamos aprovechar de ellos.

Especies de cítricos

Naranja

Orange Fruit Wallpapers-013Es el cítrico por excelencia. Se consumen como en fruta de mesa, en zumos y también son muy utilizadas en pastelería tradicional y en la elaboración de mermeladas. Originaria de China, empezó a cultivarse allí y en India (el vocablo español naranja proviene del sánscrito narang) siglos antes de la Era Cristina. Los romanos fueron los primeros europeos en cultivarlas en el norte de África y llegó a ellos a través del comercio con los Persas. Tras la caída del Imperio Romano, los árabes extendieron su cultivo en todos los terrenos que iban ocupando y desde la Península Ibérica pasó a otros países de la región Mediterránea. Cristóbal Colón la llevó a América.

Son una fuente importantísima de vitaminas. Aparte de la C (una naranja pequeña contiene el 65% de la dosis recomendada en adultos), contienen vitamina A que junto con la luteína ayudan en la prevención de enfermedades degenerativas, vitaminas del grupo B y vitamina E. Su alto contenido en vitamina C la hace especialmente indicada en casos de anemia ferropénica porque ayuda a asimilar el hierro.

Es, junto con el limón, la fruta más rica en hesperidina, una sustancia que además de inhibir determinados tipos de células cancerosas (cáncer de mama o de boca), es muy eficaz en el tratamiento de alteraciones vasculares como varices o hemorroides. La naranja disminuye la presión arterial y evita la formación de coágulos por lo que podemos decir que es un buen preventivo frente a accidentes cardiovasculares. Igualmente la hesperidina reduce los niveles de LDL (colesterol malo).

Por contener ácido fólico, son altamente recomendables durante el embarazo. También el ácido fólico o vitamina B6 es muy necesaria para el buen funcionamiento del sistema nervioso (comer naranjas es bueno si se está dejando de fumar y en casos de alcoholismo) y celular.

En cuanto a los minerales, nos aportan potasio, calcio, fósforo, hierro, selenio y magnesio. Al orange_fruit_hd_wallpaper_for_pc_2014-1024x768tener este efecto remineralizante tan potente se aconseja su consumo en niños, ancianos y períodos de convalescencia.

El magnesio es imprescindible también para la salud del corazón y un buen funcionamiento de los músculos. El calcio interviene también en la formación de huesos y dientes y está indicado en casos de osteoporosis, en el caso de esta enfermedad también es beneficioso su poder alcalinizante.

Gracias al potasio tiene propiedades diuréticas, por lo que son ideales en casos de dietas de adelgazamiento, problemas renales, ácido úrico y retención de líquidos; asimismo hace que sean recomendables en casos de enfermedades cardiovasculares. Para que el potasio esté equilibrado, aportan también fósforo imprescindible en casos de decaimiento, desánimo, apatía, etc.

Es muy rica además en fibra, ayudando en la prevención del estreñimiento. Favorece la eliminación de lombrices y parásitos intestinales perjudiciales y la regeneración de la flora intestinal.

Si bien ayuda a regular el ácido clorhídrico y a calmar dolores de estómago, las personas con estómagos sensibles tendrán que vigilar los efectos que les produce.

Tenemos que tener mucho cuidado si vamos a consumir la piel y lavarla muy bien, porque a menos que sea ecológica, está tratada con sustancias altamente tóxicas para evitar que aparezcan hongos durante su almacenamiento y transporte.

Mandarina
mandawebSus propiedades son iguales a las de la naranja, pero con menor acidez, ligeramente menor contenido en vitamina C y mayor cantidad de azúcares simples. Su nombre hace referencia al color de las vestiduras de los mandarines en la antigua China, de donde es originaria.

 

Pomelo
Es una fruta que se conoce desde hace milenios y ya era muy consumida en la antigua China, de dondegrapefruit. proviene.

Como todos los cítricos es muy rico en vitamina C y en los antioxidantes que ayudan a conservar esta vitamina como antocianinas, quercetina, hesperidina, etc, lo que hace que sus propiedades y beneficios sean muy similares a los de la naranja.

Favorece la digestión de los alimentos ricos en grasas, por eso se ha considerado tradicionalmente adecuado en las dietas de adelgazamiento.

El pomelo rosa es la variedad que contiene más betacarotenos.

Limón
Lemon-Slice-HQ-WallpapersEsta fruta se empleaba ya como planta medicinal hace más de 4.000 años, aunque ya se cultivaba en la prehistoria. Sus propiedades son prácticamente iguales a las del resto de cítricos, aunque es el más difícil de consumir por su sabor tan ácido, debido a su alto contenido en ácido cítrico (hasta el 8%).

El limón es muy digestivo, previene la formación de gases.

Además elimina toxinas por lo que se utiliza en muchas curas depurativas.

Es antimicrobiano y antibacteriano. Ayuda en el tratamiento de amigdalitis tanto en gargarismos como tomando su zumo mezclado con miel. Es muy usado en medicina tradicional y remedios populares, en casos de catarros, decaimiento, fiebres, diarrea, malas digestiones, como antiséptico, etc.

El zumo de limón mezclado con agua ayuda a despertarse y empezar el día a los niños a los que les cuesta (también a los mayores!!). En cualquier caso, esta bebida es deliciosa y muy refrescante.

Igual que con la naranja, cuidado con la piel, lavarla muy bien antes de utilizarla.

Como hemos visto, los cítricos son un regalo de la naturaleza del que podemos disfrutar prácticamente todo el año. Para mantener un buen estado de salud general, no podemos dejar de incluirlos en nuestra dieta, como hace esta preciosa y sabia ardillita!!!

DSC_2861-Copy

Alimentarnos con plena consciencia

mindfulness 4

Mindful eating o alimentación consciente es una corriente muy en auge que nace a partir de la disciplina llamada Mindfulness. El término en inglés “Mindfulness” es difícil de traducir al español y como no tenemos una palabra que pueda definir su amplio y profundo significado se ha optado por traducirla como “atención plena” o “plena consciencia”. Mindfulness consiste en observar y aceptar nuestros procesos mentales y emocionales sin juzgarlos y sin ignorarlos. Surge de adaptar las enseñanzas de la atención plena propias de la meditación, el yoga y el budismo al terreno de la nutrición. Por ello, su campo de acción es amplísimo, y va desde la elaboración de menús, elección de alimentos a la hora de hacer la compra, el modo de prepararlos, cocinarlos, el entorno en que comemos, tomar consciencia de como lo que comemos afecta a nuestra salud y a la del planeta y nuestra actitud en todo el proceso. Se trata de poner nuestra consciencia en todo aquello que implica el acto de comer.

El momento de comer es una excelente ocasión para darnos cuenta de cómo es nuestra relación con la comida. Muchas veces comemos por impulsos, dejándonos llevar por las emociones, por el entorno, rápidamente, sin saborear lo que nos estamos llevando a la boca, sin ser conscientes de cómo afecta lo que comemos a nuestro organismo. De esta forma, desaprovechamos una ocasión preciosa para transformar nuestra manera de relacionarnos con la comida y de alimentarnos.

Este es un sencillo y breve ejercicio para ir ejercitándonos en la práctica de comer con plena consciencia.

20100309-woman-eating-outside-600x411 (1)Hemos preparado nuestro plato favorito, con cariño, con atención a lo que estábamos haciendo y vamos a disfrutar de él. Empezamos con el entorno; nos quitamos el reloj, apagamos la televisión, el ordenador, cualquier aparato electrónico y nos disponemos sólo a comer.

Primero, observamos la comida, sus colores, formas, los diferentes alimentos que la componen.

Después olemos su aroma, ¿a qué huele?, ¿somos capaces de distinguir el olor de cada ingrediente?

Ahora, comemos el primer bocado y sentimos su textura, si está duro o blando, seco o jugoso; sentimos todas las sensaciones que la comida produce en nuestra boca, masticamos despacio, paladeamos intentando distinguir el sabor y la textura de cada uno de los ingredientes; dejamos que la saliva haga su trabajo, y antes de tragar seguimos poniendo toda nuestra consciencia en lo que estamos haciendo. Sentimos la comida y sentimos el efecto que produce en nuestro organismo.

Es el momento de tragar. Tomamos consciencia de como la comida baja por la garganta, y llevamos nuestra atención a las sensaciones que nos produce. Nos conectamos con nuestro cuerpo, con el momento presente.

Esperamos un momento antes de volver a comer otro bocado.

Durante el tiempo que dura la comida, intentamos no hablar, simplemente disfrutamos de lo que estamos haciendo. Si la comida la hemos preparado nosotros, hemos invertido tiempo, esfuerzo y dinero en prepararla, no vamos a desperdiciarlo pasando de puntillas por el acto de comer!! Cuando comemos con otras personas, evitamos conversaciones donde haya cotilleos, agresividad, negatividad, para que el enfado, la ira y otras energías negativas no interfieran después en la digestión.

Comer también es una actitud, no comemos si estamos enfadados o tristes ya que en esos overeating-momentos nuestro organismo realmente no está receptivo a la comida, no tenemos hambre, ¿a quién no se le ha cerrado el estómago por un disgusto? y si nos apetece algo de comer, es sólo para tapar esas emociones y no enfrentarlas.

A veces comemos chocolates, dulces o simplemente una bolsa de patatas fritas porque nos sentimos solos, aburridos o enfadados, estamos hartos, decepcionados, cansados, nerviosos; en estos casos, los alimentos son como una droga para esconder el conflicto y así no tener que gestionarlo. También hacemos lo mismo como una recompensa tras un día duro en el trabajo. Hemos asociado desde pequeños los “premios” con este tipo de comida (si nos portábamos bien, nos daban una chuche, o en los días especiales y de celebraciones, por ejemplo, las tartas de cumpleaños, y un largo etc) y nos dejamos llevar por la mente automática, perdemos la conexión con nosotros y comemos por impulso. Sin embargo, una alimentación consciente nos hace conectar con nuestras emociones y nos libera de los automatismos que nos llevan a comer compulsivamente y a consumir comida/bebida que no es buena para nuestra salud.

mindful-eatingAunque esto suena muy bien, la realidad es que no es sencillo dedicar un tiempo de calidad a comer. Actualmente, la mayoría de nosotros llevamos una vida muy ajetreada, llena de compromisos y obligaciones, a menudo comemos por puro trámite, mientras trabajamos, o comemos en el metro o en el autobús, “algo rápido” y desgraciadamente literalmente, engullimos los alimentos, no apreciamos su sabor, su textura, y no nos damos cuenta de qué y cuánto estamos comiendo; por eso podemos llegar a sobrealimentamos, nos sienta mal la comida, y esto acaba por repercutir en la báscula y en nuestra salud. Es necesario regalarnos, aunque sea sólo una vez al día, un tiempo para nosotros, para cuidarnos, para disfrutar de lo que comemos, solos o en compañía.

¿Cuántas veces nos hemos puesto a dieta? ¿y cuántas hemos obtenido los resultados esperados?… y ¿por qué después recuperamos el peso perdido?, simplemente porque no somos capaces de mantener unas costumbres alimenticias saludables y hemos vuelto a desconectarnos de nuestras emociones. Por eso no son aconsejables dietas restrictivas que nos aboquen a retomar nuestros hábitos pasados nada más terminarlas, porque las prohibiciones generan deseo; lo ideal para mantenerse en el peso adecuado es seguir una dieta consciente, responsabilizarnos de cómo y por qué comemos, estar atentos a lo que sentimos, escuchar nuestro organismo, los mensajes que nos manda,  y hacerle caso; no ocultar nuestras verdaderas emociones y sentimientos.

MindfulEating_3¿Cómo se consigue esto?, a través de la atención plena, escuchándonos para saber si es hambre física lo que sentimos o no; escuchándonos para saber cuando estamos realmente saciados; tomando distancia del impulso de comer inconscientemente cualquier cosa. Esta distancia se puede tomar a través del ejercicio que hemos visto antes o meditando unos minutos antes de sentarnos a la mesa. Otra forma es, cuando tenemos el plato en la mesa, cerrar los ojos y dar las gracias a la Tierra por darnos el alimento, a todas las personas que han participado en su cultivo, recolección, venta, preparación, transporte, etc. Con esto, nos damos unos minutos de pausa antes de coger el tenedor y lanzarnos sobre la comida y como nuestra mente es tan plástica, irá adaptándose a estas costumbres y dejarán de parecernos un sacrificio. Si por la noche llegamos con muchísimo apetito a casa, en lugar de abrir el frigorífico y comer lo que sea antes incluso de sentarnos a cenar, podemos beber un vaso de agua, comer una manzana o prepararnos una infusión relajante. Y cada día habremos conquistado un pedacito de nosotros mismos. También se trata de ir aprendiendo a que nos guste lo que es bueno para nosotros.

Tampoco tenemos que acabar toda la comida que hay en el plato; desde niños nos han enseñado a no dejar nada, pero no es nuestra obligación comernos todo lo que tenemos delante. Hay que enseñar al inconsciente a que si ya tenemos bastante no hay por qué seguir, y sin culpa, podemos guardar las sobras para el día siguiente o hacer una receta de aprovechamiento. Por eso es mejor empezar a ponernos raciones más pequeñas y no dejarnos llevar por los horarios y las costumbres, si un día no nos apetece cenar, pues no cenamos, no pasa nada. Todo esto es escuchar atentamente los mensajes que nos manda nuestro cuerpo.

Claves para una alimentación consciente

Conectarnos con nuestras emociones para ver si sentimos hambre física o lo que nos lleva a comer es que nos sentimos insatisfechos, tristes o aburridos.

minfulness 3Cada bocado es único e irrepetible, lleno de texturas, aromas, colores y sabores, así que, disfrutemos de la comida en un ambiente tranquilo y relajado. Entre bocado y bocado podemos dejar los cubiertos en la mesa, para darnos tiempo a masticar adecuadamente, despacio y aplacar la ansiedad de comer rápidamente.

Tomarlo como una costumbre; al menos una comida al día deberíamos hacerla según los principios del mindfulness, pero si no es posible, hay que tratar de hacerlo el fin de semana. Al principio es difícil, pero tenemos que tratarnos con cariño, tener paciencia con nosotros mismos y seguir intentándolo, insistiendo porque es algo muy beneficioso.

Preparar nuestra mente para enfrentarse a las emociones que produce el hecho de comer. A esto ayuda hacer algo de ejercicio cada día, pasear, meditar, dormir las suficientes horas con sueño reparador, seguir atentamente el ritmo de nuestra respiración durante unos minutos.

Escuchar las señales que nos manda nuestro organismo y parar cuando sintamos que ya no necesitamos más.

Pero como comentaba al principio, esta atención va más allá del acto de comer. Hay que prestar atención a la comida que compramos, que sean alimentos y no simplemente comestibles, comprar según lo que vayamos a consumir para evitar desperdiciar. Hacer compra de estación y de mercado y no de supermercado; consumir más productos frescos que congelados, precocinados o en conserva; leer atentamente las etiquetas de lo que compramos, no dejarnos llevar sólo por su apariencia o por la publicidad, y decidir si lo consideramos saludable o no según su contenido.

Por supuesto, esta conexión con nosotros mismos, esta escucha se refleja muy positivamente en cualquier aspecto de nuestra vida; una vez hemos aprendido a vivir despiertos, con atención, hay un antes y un después, es el gran cambio.

Este post está basado en las enseñanzas del Maestro Zen Thich Nhat Hanh en su libro “Saborear, Mindfulness para comer y vivir”, escrito junto con la doctora Lilian Cheung, editado en España por Ed. Oniro. La práctica que seguimos en la tradición de este maestro es la atención plena, y eso incluye el momento de la comida. Antes de empezar a comer se recita una especie de poema (gatha):OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Estos alimentos son un regalo de todo el Universo, la tierra, el cielo y han necesitado mucho trabajo y esfuerzo.
Seamos merecedores de recibirlos.
Transformemos los estados negativos de nuestra mente, especialmente el hábito de comer sin moderación.
Comamos sólo comida que nos nutra y ayude a prevenir enfermedades.
Aceptamos esta comida sabiendo que es parte del camino de comprensión y amor.

No quería terminar esta entrada sin mencionar a Thich Nhat Hanh, ya que él es el gran maestro del Minduflness más puro y con su vida y sus enseñanzas nos enseña lo sencillo y beneficioso que puede ser aplicarlo a cualquier momento y situación. Gracias querido Thây por Ser.

1312020339378324

 

 

La granada

el-poder-de-las-frutas-3
Muchos pueblos a lo largo de la historia han considerado esta fruta como símbolo de fecundidad, amor y prosperidad. El granado es un árbol procedente de Asia, de la zona que abarca de Irán a India, que desde la antigüedad ha sido cultivado en toda la cuenca mediterránea. Era muy apreciado en las zonas desérticas ya que al tener la corteza seca y leñosa el interior permanecía en buen estado durante bastante tiempo.

11128438_f520Su cultivo aparece representado en relieves del antiguo Egipto, donde algunas personas eran enterradas con granadas en su tumba; otras civilizaciones lo utilizaron también como planta ornamental en jardines y palacios. Aparece también en la mitología griega relacionada con el amor y la belleza (formaba parte del tocado de las novias) y fue llevada a Roma por los fenicios. A España llegó a través de los bereberes; la ciudad de Granada toma su nombre de esta fruta, dándonos una idea de la importancia que tenía en la cultura islámica de la época. Forma parte de la iconografía cristina, está presente en muchas obras de arte religiosas, en los estampados de las vestiduras papales y aparece varias veces en la Biblia. También García Lorca, Juan Ramón Jiménez o Shakespeare la mencionan en sus obras.

Es un superalimento con una acción muy positiva sobre nuestra salud y que tiene muchas propiedades, vamos a ir viéndolas.

Propiedades nutricionales y medicinales

granada-noticiaEs una fruta cuyo contenido en agua supera el 80% de su peso, que está formada principalmente por carbohidratos, azúcares de rápida absorción, aunque en menor medida que otras frutas.

Su aporte en fibra depende de si se toma la fruta en grano, en este caso será alto y menor si lo tomamos en zumo, aunque entonces será beneficioso en caso de daños en la mucosa intestinal o digestiva.

Contiene potasio, necesario para el buen funcionamiento del sistema nervioso y muscular y para mantener el equilibrio hidráulico celular. También es muy diurética, por su relación sodio/potasio, de ahí que la granada sea muy recomendable en dietas para la retención de líquidos, de adelgazamiento, cuando hay algún problema renal, artritis, ácido úrico o hipertensión.

Es rica en Vitamina C que nos ayuda a aumentar nuestras defensas y es imprescindible para el buen mantenimiento de cartílagos y la formación de colágeno. También contiene Vitamina A de acción muy positiva sobre tejidos y mucosas, especialmente sobre la retina, por lo que resulta beneficiosa en casos de miopía, vista cansada y otros problemas oculares. Tiene también vitaminas del Grupo B, aunque en menor proporción.

Entre los minerales que nos ofrece están calcio, fósforo, magnesio, cobre, hierro, sodio, manganeso, silicio, zinc y potasio.

Vitaminas y minerales, junto con su alto contenido en antocianinas, flavonoides, polifenoles, taninos y algunos ácidos otorgan a la granada un altísimo poder antioxidante. Los taninos están sobre todo en la piel, que no es comestible, siendo el antioxidante más importante los polifenoles, en concreto ácido elágico, triplicando los niveles del vino tinto o té verde. Esta propiedad la hace de gran utilidad a la hora de prevenir el envejecimiento prematuro de los tejidos y ayudar a impedir la aparición de enfermedades como el cáncer (especialmente pulmón, próstata, mama y páncreas) y otras enfermedades degenerativas.

Este efecto antioxidante ayuda a minimizar el estrés oxidativo que produce el HDL, reparando los daños cardiovasculares que produce el colesterol alto. Es por tanto una fruta cardioprotectora.

Es depurativa y tónica para el hígado.

Investigadores británicos han demostrado que la granada bloquea las encimas culpables de la degradación de los cartílagos y están ampliando la investigación para ver si además puede ayudar a reparar los daños ya producidos.shutterstock_88333471

Actúa eficazmente en enfermedades del aparato respiratorio, como el asma y de la piel, cuando sea necesario regenerar y cicatrizar tejidos. A nivel estético, ayuda a prevenir la aparición de arrugas en la piel, manchas, flaccidez, estrías, etc.

La membrana blanca que separa grupos de granos es muy rica en alcaloides que la hacen tóxica, así que debemos evitar consumirla.

Se recomienda en el tratamiento de anemias ferropénicas por su contenido en hierro conjugado con vitamina C, que favorece la absorción del mismo. Su color rojo tiene tropismo con la sangre, purificándola y mejorando su fluidez, ayudando también en la menopausia.

Nos aporta también ácido málico y ácido cítrico, que le confieren propiedades antiinflamatorias y desinfectantes.

Es una fruta muy alcalinizante, adecuada para mantener un correcto Ph en el organismo.

Los taninos presentes en la pepita blanca del grano y que le dan su textura áspera y amarga tienen propiedades astringentes y antiinflamatorias, muy eficaces en casos de flautulencias, gases, malas digestiones, ardor de estómago y otras afecciones digestivas leves, de hecho los romanos la consideraban el remedio perfecto para sus afecciones estomacales e intestinales.

Aunque en la gastronomía occidental no hay muchas preparaciones con granada porque casi siempre se come cruda o en zumo, en la oriental encontramos muchas recetas que cuentan con esta fruta para su elaboración.

En época de granada no debemos dejar pasar ni un solo día sin consumirla, añadiéndola a las ensaladas, a los cereales del desayuno, al yogur….y sin nos da mucha pereza sacar los granos, siempre podemos tomarla en zumo, es una magnífica manera de empezar el día!!pomegranate-wedding-ideas-centerpiece

Membrillo

mnogoletniy_kosmetolog_ayva_readmas.ru_3_thumb

Se cree que procede de la isla de Creta y en la Grecia clásica, los membrillos eran el símbolo del amor y la fecundidad, por eso se ofrecían a la diosa Afrodita.

Aunque pertenece a la misma familia que la manzana o la pera no puede comerse cruda incluso si está madura porque es muy ácida y áspera, por lo que se utiliza para hacer dulce de membrillo, pero el que encontramos en los comercios contiene tanta azúcar que hace que pierda cualquier propiedad beneficiosa.

El dulce de membrillo casero, donde sustituimos el azúcar por sirope de agave es muy bueno en fases de convalecencia, etapas de estrés o decaimiento porque nos aporta energía. Contiene mucha fibra que regula el funcionamiento intestinal.

Desgraciadamente toda la vitamina C que contiene la fruta cruda desaparece con la cocción, igual que la mayoría de los taninos.

mambrilloEsta receta es una variación más saludable del dulce de membrillo tradicional, sustituimos el azúcar por sirope de agave y añadimos agar-agar como espesante. El resultado es estupendo!!

Estas cantidades dan para hacer dos bloques del tamaño de las bandejitas para hacer hielos, pero se pueden utilizar moldes individuales de silicona, por ejemplo.

2 membrillos grandes
185 gr de sirope de agave
2 gr de agar-agar
La piel de una naranja rallada
La piel de un limón rallada
2 palos de canela
125 ml de agua

Cocemos los membrillos pelados, sin corazón ni pepitas y cortados en dados con el agua, junto con la canela y las ralladuras de los cítricos; estará listo cuando el membrillo esté tierno y no quede líquido en la cacerola. Podemos añadir más agua si necesitamos, pero nunca tiene que haber exceso de agua al final de la cocción.

Retiramos la canela y pesamos 570 gr del membrillo; tiene que ser esta cantidad exacta para evitar que nos quede excesivamente duro con el agar-agar. Trituramos con la batidora hasta hacer un puré.

Vamos mezclando el agar-agar con el membrillo cocido, primero todo el agar-agar en un poco de membrillo y luego incorporamos poco a poco el resto de los 570 gr. Ponemos en un cazo a fuego lento hasta que empieza a hervir, y luego continuamos la cocción durante unos 3 minutos, sin dejar de remover en todo momento para que no se nos pegue.

Retiramos del fuego y añadimos el sirope de agave; removemos para que se incorpore perfectamente.

Pasamos a los moldes, si no son de silicona tendremos que forrarlos de papel vegetal. Dejamos que se enfríen de todo. Cuando estén fríos, tapamos con film transparente y ponemos en el frigorífico.

Mejor si lo comemos al día siguiente.